Categorías PORTAL INDUSTRIA

Noticias mejor valoradas

¿Cómo prevenir la Legionella en el hogar?

La bacteria de la legionella en la fontanería doméstica

De vez en cuando recibimos información sobre el hecho de que en las instalaciones de agua han vuelto a aparecer bacterias y debemos tener cuidado con ellas.

Resulta que las bacterias pueden aparecer en cualquier edificio e instalaciones utilizadas por el ser humano, como por ejemplo la legionella en torres de refrigeración y condensadores evaporativos.

Hoy nos centraremos en particular en una bacteria, cuya existencia fue descubierta por los científicos bastante tarde y hasta el día de hoy no siempre se asocian a ella las enfermedades humanas, aunque es precisamente esta bacteria la responsable de ellas. Se trata, por supuesto, de la bacteria legionella.


Primeros informes sobre la bacteria legionella

La existencia de la bacteria Legionella no se descubrió hasta 1976, aunque en un principio no se esperaba que fuera la causante de un número tan elevado de enfermedades. Durante una de las convenciones de la organización de veteranos de la Legión Americana, se descubrieron 221 casos de neumonía grave, que provocaron la muerte de 34 personas.

¿Cómo es posible que tantas personas hayan enfermado al mismo tiempo y que el tratamiento con antibióticos no haya surtido efecto? La única pista era que todos utilizaban el Hotel Bellevue-Stratford de Filadelfia. Una investigación exhaustiva reveló que la causa de la mala salud de tantas personas era una bacteria de legionella hasta ahora desconocida que había anidado en el sistema de agua caliente del hotel.

La bacteria recibió el nombre de Legionella pneumophila en honor a los legionarios, y la enfermedad que provoca se denominó legionelosis o enfermedad del legionario.

Hoy en día, la ciencia conoce muchos tipos de Legionella, pero la variedad descubierta en Filadelfia sigue siendo la que causa el mayor peligro.


¿Cuál es la evolución de la enfermedad?

La legionelosis suele manifestarse de dos maneras. La primera variedad es en su curso muy similar a la neumonía. En el paciente aparece dolor en el pecho, tos, malestar, dificultad para respirar. Un dato preocupante es que la tasa de mortalidad alcanza un alto porcentaje.

La Organización Mundial de la Salud lleva un registro al respecto y, según ellos, cada año mueren entre 20.000 y 100.000 personas a causa de la infección por legionella, aunque la mayoría de estas muertes se deben a un diagnóstico y tratamiento incorrectos.

También se ha observado una forma más leve de legionelosis. En su curso se asemeja a la gripe y dura como máximo unos días. Recientemente, también se ha demostrado que la legionelosis puede adoptar una forma extrapulmonar y dañar órganos. Se pueden encontrar varios registros médicos en los que se ha observado que la enfermedad causada por la bacteria puede adoptar una forma crónica como tos recurrente o problemas gastrointestinales.


Las mejores condiciones para que la bacteria crezca

legionella en el agua

La bacteria de la legionella vive naturalmente en el agua dulce y a veces incluso en el agua de mar. Allí no suelen ser una amenaza para los humanos. El verdadero peligro llega cuando empieza a crecer la legionella en sistemas de agua caliente y fría domésticos que se encuentran en edificios utilizados por personas.

La legionella se desarrolla mejor a una temperatura de 38-42°C, por lo que suele aparecer en instalaciones de agua caliente y allí se multiplica muy rápidamente. También ocurre que las bacterias viven en sistemas de agua fría, pero a temperaturas más bajas no crecen tan rápidamente.

Hay varios factores adicionales que contribuyen a un crecimiento aún más rápido de la bacteria legionella. Entre ellos se encuentran los depósitos como el óxido y la cal, las sustancias biológicas y las zonas con un flujo de agua significativamente más lento.

La legionella se desarrolla perfectamente en los sistemas de agua caliente y de aire acondicionado.  ¿Y cómo se transmite? Se encuentra en gotitas a la temperatura adecuada y utiliza esta vía para propagarse. Las bacterias suelen entrar en el cuerpo con el agua y el aerosol del aire que respiramos cuando usamos duchas, bañeras de hidromasaje, aires acondicionados, humidificadores, fuentes, pulverizadores de jardín, invernaderos, lavaderos de coches y también se puede encontrar legionella en agua climatizada y Spa.

Si utilizamos calentadores de agua tenemos que contar con que la bacteria puede encontrarse en nuestro entorno y la infección puede producirse durante los baños cotidianos o incluso al lavarse las manos.

control de legionella en spas


¿Cómo luchar eficazmente contra la legionella?

Prevención del desarrollo de la legionella

Como dice el viejo refrán, más vale prevenir que curar, por eso es tan importante recordar que la legionella puede aparecer y que hay que hacer todo lo posible para evitarla, por lo que es importante contactar con especialistas en el control de la legionella para evitarlo

Recuerda elegir el tamaño correcto del calentador de agua de almacenamiento. En los demasiado grandes, en los que el tiempo de inactividad del agua es más largo, hay una mayor probabilidad de crecimiento de bacterias.

Si utilizas una caldera o un dispositivo que funcione según un principio similar, conviene sobrecalentar el agua a la temperatura de 70°C durante unos 5 minutos de vez en cuando.

A menudo se recomienda un sistema de ósmosis inversa debido a su capacidad para combatir las partículas orgánicas.

También puedes desinfectar periódicamente el agua con cloro u ozono. Sin embargo, asegúrese de lavar también el sistema con agua a 70°C. De lo contrario, la desinfección puede no ser eficaz.

Al diseñar una nueva instalación hay que asegurarse de que no haya callejones sin salida. Si no es posible evitar estas ramificaciones, es imprescindible lavarlas periódicamente con agua muy caliente.

Además, es una buena idea utilizar grifos que sean menos propensos a esparcir agua-aire.

Asegúrate que las tuberías de agua caliente están aisladas de las de agua fría. Es necesario mantener la secuencia adecuada de encendido y apagado de la instalación, y si se dispone de aparatos de aire acondicionado, conviene recordar el mantenimiento de la humedad adecuada y la colocación correcta de los aparatos.


Cuando las bacterias de la legionella ya están presentes en el sistema

control de la legionella

La presencia de bacterias de la legionella debe demostrarse mediante análisis bacteriológicos periódicos del agua, que deben llevarse a cabo con regularidad.

En caso de contaminación con la bacteria, los expertos recomiendan una actuación en dos fases.

En primer lugar, limpia toda la instalación, todos los depósitos con agua caliente. La temperatura recomendada es superior a los 70 grados, y el proceso en sí debe durar más de 5 minutos.

La siguiente etapa es la desinfección, que puede realizarse por métodos químicos o físicos.

Cuando se trata de agentes químicos de desinfección, los llamados biocidas son los que mejor funcionan. Pueden ser, por ejemplo: cloro, hipoclorito de sodio, bromo, ozono, yodo, fenoles, alcoholes a una concentración del 50-90%, aldehídos.


Un excelente método físico es la irradiación UV del agua

Las lámparas UV se consideran uno de los métodos más eficaces de filtración del agua y el menos invasivo, ya que no afectan al sabor ni al olor del agua. El corazón de toda lámpara UV es el filamento. Elimina todos los microorganismos del agua sin utilizar productos químicos. El filamento emite radiación UV-C con una longitud de 254 nm, el mejor rendimiento contra bacterias, virus y otros microorganismos en el agua.

A pesar de que las lámparas UV se consideran el método más fiable y eficaz, tienen un gran inconveniente: el agua que entra en ellas no debe contener impurezas mecánicas ni ser dura. El agua con parámetros inadecuados puede no filtrarse a fondo y, además, provocar el fallo de la lámpara germicida.

Para saber si se puede instalar una lámpara UV en tu hogar, es aconsejable hacer un análisis del agua.


Consciente de los peligros

Conviene ser consciente de que la bacteria de la legionella puede aparecer en cualquier instalación y es un rival difícil. Deben prestar especial atención a su presencia las personas que tengan aparatos de aire acondicionado y depósitos de agua caliente en sus casas.

Una vez más, esto confirma lo que muchos expertos en la industria del tratamiento del agua dicen repetidamente: el agua debe ser analizada para detectar bacterias bacteriológicas de forma regular (especialmente en el caso del agua de la propia toma) para estar a salvo de las enfermedades que puede causar la legionella.

4.9/5 - (15 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    4 × 3 =

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    Acepto