Categorías PORTAL INDUSTRIA

Noticias mejor valoradas

¿Dónde se utiliza el césped artificial?

¿Cuáles son los principales usos del césped artificial? ¿Dónde se utiliza? ¿Con qué propósito?

Para responder a estas preguntas es necesario partir de una distinción original y afirmar que, aparte de las circunstancias ocasionales irrelevantes, un césped hecho de césped artificial se crea para uso decorativo, deportivo o como sustituto de las alfombras de impacto ordinarias hechas de materiales plásticos.

Empecemos con los casos en los que decides usar césped artificial para instalaciones deportivas. Hemos usado el plural deliberadamente porque hay muchos deportes en los que se puede decidir sembrar un campo de césped artificial. Los campos de fútbol son muy comunes, pero no menos importantes son los de hockey, fútbol, rugby, fútbol o los campos polivalentes y multifuncionales.


Campo de césped artificial o césped natural

Antes de analizar las características que debe tener el césped para uso deportivo, queremos ofrecerte una breve comparación entre un campo de este tipo y un campo anticuado, es decir, uno cubierto con césped natural.

Los materiales más utilizados en la construcción del césped de un campo de fútbol son el césped natural, en la cima de las preferencias de los futbolistas profesionales, y el césped artificial para fútbol, a menudo utilizado en la construcción de campos de fútbol de 5 o 7 jugadores, especialmente porque, como veremos, requiere menos mantenimiento.

El mantenimiento es el principal desincentivo para el uso de materiales naturales, ya que debe hacerse con frecuencia y adaptarse a las necesidades del calendario deportivo.

Entre los principales factores que dañan el césped se encuentran el uso intenso y prolongado a lo largo del tiempo, el ataque de enfermedades y parásitos, así como la ausencia casi total de luz solar, factores todos ellos que no afectan en absoluto a la integridad de un césped artificial.

El césped natural debe ser necesariamente cortado, una o dos veces por semana según la estación del año, a una altura de entre 25 y 35 milímetros, tratado para prevenir enfermedades y la permeabilidad del suelo, limpiado, fertilizado y regado (mucho más a menudo en verano que en invierno), y finalmente resembrado cuando sea necesario, además de otras intervenciones esporádicas para eliminar la excesiva compactación del suelo.

Es evidente que todas estas medidas implican una inversión anual muy costosa de entre treinta mil y ciento cincuenta mil euros.

Por el contrario, el mantenimiento del césped artificial es mucho menos costoso. Esto es, por supuesto, en parte debido al material de construcción, el polietileno, que es muy duradero y resistente al desgaste y a las condiciones climáticas adversas como las heladas y los rayos UV.

El riego es sólo ocasional, limitado a los períodos más calurosos, para bajar la temperatura, lo que se traduce en un considerable ahorro de agua.

El mantenimiento rutinario consiste esencialmente en una limpieza cuidadosa, con máquinas de cepillado o soplado, y la adición de arena y granulado para mantener la obstrucción constante.


Cada tipo campo necesita su propio césped

césped artificial para hockey

Un deporte en el que el césped artificial es ahora el deporte dominante es sin duda el hockey sobre hierba.

La motivación de este giro decisivo hacia un producto no natural radica sobre todo en el tamaño no excesivo del campo de juego, que permite unos costes de instalación relativamente bajos.

Esto último, combinado con un mantenimiento esporádico y fácil, permite tener un terreno perfecto para pases rápidos y un control preciso del balón sin esfuerzo particular.

El césped artificial de hockey debe tener una forma elíptica, con una sección de lente y un efecto rizado. Estas características aseguran una uniformidad absoluta de la superficie no direccional y una durabilidad excepcional.

El fútbol americano por otro lado, no es un deporte muy practicado en los países europeos. Es un deporte muy difundido en los Estados Unidos, en cierto modo similar a nuestro rugby, al menos en sus conceptos básicos.

En cualquier caso, existen soluciones ad hoc para estos dos deportes, en los que el estrés es fuerte y los resbalones son muy frecuentes.

Debido al intenso estrés, el rugby que se juega en campos de césped natural suele disputarse en zonas fangosas o en partes del campo totalmente desprovistas de hierba. Esto, por supuesto, no promueve la jugabilidad y el espectáculo, además de poner en peligro la salud de los jugadores, que pueden hacerse daño mucho más fácilmente.

Otra característica importante, a menudo necesaria para los campos de rugby, son los trampolines, insertados bajo el césped, por toda su extensión. Los trampolines ayudan a amortiguar las caídas de los atletas, a menudo peligrosas.

Sin embargo, aunque actúan casi imperceptiblemente, también tienen una desventaja. De hecho, algunos profesionales han experimentado un leve dolor de espalda después de largos períodos de entrenamiento en campos equipados de esta manera.

Hablar de instalaciones deportivas polivalentes abre un mundo aparte, porque cuando hablamos de ellas no sólo nos referimos a los campos de entrenamiento en los que se entrenan y juegan profesionales de diferentes disciplinas deportivas. Un campo polivalente podría ser también el de una escuela u oratorio.

Todos los ejemplos mencionados tienen una característica importante en común: los altísimos niveles de estrés y desgaste a los que se somete el césped. Además, por supuesto, existe la necesidad de un césped que no sea exclusivamente adecuado para una disciplina en detrimento de las demás.

Un deporte en el que el rebote de la pelota es una variable determinante es el tenis. La prueba de lo que se acaba de decir es que el tenis implica varios circuitos internacionales divididos según la superficie de juego, la hierba, la arcilla o el hormigón.

Además, como si esto no fuera suficiente, todos los grandes atletas de esta disciplina no logran sobresalir indiscriminadamente en las distintas superficies, sino que se especializan para ser los mejores en cada una de ellas.

césped artificial para tenis

La supremacía del español Nadal sobre la arcilla, por ejemplo, es famosa porque permite desatar toda su potencia física durante el partido. Al mismo tiempo, la satisfacción de Nadal en campos de juego más «técnicos», como los de hierba, donde destacan las jugadas de Roger Federer o Nole Djokovic entre otros.

Todo este preámbulo sirvió para hacerte entender lo importante que puede ser el proyecto de ley de una superficie de césped artificial para este propósito.

La velocidad de juego en una cancha de tenis de césped artificial es muy similar a la del hormigón, pero al mismo tiempo la superficie es más elástica, dando a la pelota un rebote ligeramente más amplio, similar a la tierra roja.

Otra curiosidad que concierne casi exclusivamente al tenis, entre todos los deportes que se practican profesionalmente, es la coloración del césped. De hecho, las canchas de tenis a menudo tienen un césped rojo o azul.

Pero vayamos al deporte más popular y extendido en España: obviamente estamos hablando de fútbol.

Siempre ha habido muchas timideces y dudas que superar antes de aceptar la idea de que un campo de fútbol pueda ser cubierto con césped artificial.

Más allá de los primeros tímidos experimentos, las plantas construidas y luego consideradas inutilizables, las iniciativas promovidas unilateralmente a nivel de aficionados, desde hace algunos años nos encontramos ante un paso fundamental hacia el uso del césped artificial en los campos de fútbol, a todos los niveles profesionales.

Si en el pasado, de hecho, casi todas las canchas suburbanas, donde se juega al fútbol por diversión, con amigos, tenían superficies artificiales; hoy en día hay grandes estadios en todo el mundo que aprovechan esta tecnología, con resultados juzgados excelentes .

Se ha dado un paso importante gracias a la aprobación de algunos reglamentos específicos, directrices sobre las características técnicas del césped que se instalará en los campos en los que se celebran eventos oficiales.

En cuanto a las peculiaridades de un césped para uso profesional, hay que decir que no se puede ignorar una resistencia óptima y una larga duración incluso en condiciones de estrés (debido a las numerosas sesiones de entrenamiento diarias), todo ello debe ir acompañado de un aspecto extremadamente natural.

Además, no se puede pasar por alto la estabilidad y la seguridad de los atletas, en las que el tipo de relleno tiene un impacto particular.

Independientemente del tipo de campo y del nivel de calidad de la hierba instalada en él, existe la posibilidad de crear cubiertas que cierren la estructura.

En general, las cubiertas de césped artificial para instalaciones deportivas están diseñadas para estructuras más pequeñas, como un campo de fútbol de cinco jugadores o una cancha de tenis; rara vez se imagina que un estadio entero será cubierto de manera fija o semipermanente (aunque hay algunos campos de última generación que están equipados con un sistema de cierre mecánico para toda la bóveda superior).

El objetivo principal de los que eligen esa solución está obviamente relacionado con el uso de del campo en cualquier momento del año.

En algunos casos se prefiere pasar a una estructura fija, que permanece montada doce meses de cada doce; en otros, sin embargo, se puede decidir instalar una estructura temporal para los meses de invierno y dejar el campo al descubierto durante el verano.

4.9/5 - (20 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    1 × cinco =

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    Acepto