Categorías PORTAL INDUSTRIA

Noticias mejor valoradas

Medidas de ahorro energético para la industria

¿Cómo reducir los gastos de energía en las industrias?

Está claro que no todas las empresas industriales consumen la misma cantidad de energía. No obstante, lo que sí que se puede unificar al hablar de ellas es que todas necesitan energía para funcionar sea cual sea el ámbito al que se dediquen.


Reducir los gastos en la industria

Según Soluciones Electrón, electricistas en Madrid, nos muestran en este artículo que sería muy complicado resumir cuáles son las medidas principales que tienen que seguir cada tipología de industria para reducir gastos en energía por lo que en este caso haremos una guía a modo general.

Para poder cuidar mejor el ahorro y notar una gran diferencia de precio de un mes a otro cuando llegue la factura de la luz siempre se puede hacer algo, por muy pequeño que sea el granito de arena que se acabe aportando.

El coste de la energía crece cada vez más por lo que las medidas de ahorro se encuentran en el punto de mira de casi todas las industrias que necesitan grandes cantidades de luz al día para realizar tus actividades.

Reducir los gastos en la industria


¿Dónde y cómo se pueden mejorar las acciones que conllevan al ahorro de consumo?

  • Revisa periódicamente todos y cada uno de los elementos que puedan formar parte del proceso de elaboración del producto final. Un funcionamiento eficiente supondrá una pequeña parte de ahorro que si se suma a otras, esa cantidad puede ser muy significativa.
  • Retira la maquinaria que sea muy vieja y sustitúyela por otra de alta tecnología: Los nuevos aparatos cuentan con sistemas de alta eficiencia y poco consumo de recursos. Por consiguiente, cuantos menos recursos se necesiten, menor será el gasto ocasionado.
  • Sustituye también los motores eléctricos que tengan más de 10 años de uso: Los de esta generación y los anteriores consumen hasta un 40% más de los que se instalan ahora. Además tienen un mayor riesgo de romperse algo que puede suponer que andes inmerso siempre en una reparación tras otra para que estén siempre a punto para su funcionamiento.
  • Revisa las fuentes de energía que empleas actualmente y valora la posibilidad de la instalación de energías renovables. Si tu nave industrial se encuentra a las afueras quizás puedas aprovechar la luz solar para conseguir energía instalando varios paneles solares en el tejado. Si se trata de un complejo industrial, hasta puede ser viable la instalación de un molino eólico.
  • Sustituye las viejas bombillas por otras que tengan ya incorporada la tecnología LED. A priori resultan algo más caras pero a la larga te sentirás muy satisfecho porque son de bajo consumo y te durarán prácticamente toda la vida.
  • Si trabajas en horas en las que la luz natural apenas se pueda aprovechar instala temporizadores para que la luz se active solo en las horas en que sea esencialmente importante para poder trabajar.
  • Instala sensores de movimiento en las zonas de paso. En cuando detecten que alguien entra se iluminará la habitación concreta y cuando ya se haya ido de esa sala se apagará automáticamente sin la necesidad de dar a ningún interruptor. Este sistema es muy común en los portales de las comunidades de vecinos. Es solo una pequeña mejora que impide que el gasto se dispare.
  • Usa aislantes térmicos en tus paredes y en los suelos. Esta reforma te permitirá ahorrar en cuanto a empleo de calefacción en invierno y en aire acondicionado cuando llegue el verano.

ahorro energético


¿Cuánta de la energía que pagas cada mes se utiliza realmente para alimentar tus instalaciones?

Podría ser menos de la mitad, y el resto se escapa a través de compresores de aire con fugas, equipos ineficientes y otros acaparadores de energía.

Nuestro país desperdicia más energía que cualquier otra nación, incluyendo China. En 2013, Europa tenía una eficiencia energética de sólo el 42 por ciento, lo que significa que el 58 por ciento de toda la energía que producimos se desperdicia.

El sector industrial, que incluye la manufactura, la agricultura, la construcción y la minería, representa casi un tercio de todo el uso de energía de Europa. Las instalaciones manufactureras por sí solas son responsables de gastar 200 mil millones de euros cada año para alimentar las instalaciones y desperdiciar casi el 30 por ciento de esa energía. Todo esto se suma a una gran cantidad de costos de energía innecesarios.

Para que su planta de fabricación sea más eficiente en el uso de la energía y menos costosa de operar, aquí hay seis maneras de reducir los costos de energía industrial en su planta de producción.

auditoria energética

1. Desarrollar un equipo de administración de energía
Una de las principales razones por las que fracasan las iniciativas de ahorro de energía y costos es porque no está claro de quién es la responsabilidad de gestionar la empresa. Desarrolle un equipo de gestión de la energía sacando un representante de cada departamento. Traer a aquellos que ya tienen un incentivo para mantener los costos bajos, o construir un bono que puede ser vinculado a la cantidad de energía que el equipo ahorra. Juntos, pueden trabajar para monitorear el uso de la energía en toda la instalación e implementar formas de reducir el desperdicio.

2. Realizar una auditoría energética
Las auditorías energéticas pueden realizarse internamente utilizando una guía de auditoría energética y la asistencia de expertos de las instalaciones. Sin embargo, recomendamos a las instalaciones que busquen ayuda profesional de un especialista en energía. Una auditoría energética útil cuantificará cuánta energía está consumiendo cada departamento y ayudará a identificar los momentos de mayor consumo a lo largo del año. También debería ofrecer recomendaciones sobre qué mejoras de eficiencia energética traerán el mejor retorno de la inversión.

3. Programar estratégicamente el uso de la maquinaria
Utilizando la inteligencia recogida en la auditoría de energía de su instalación, considere qué maquinaria requiere más energía para funcionar. Si es posible, programa el funcionamiento de estas máquinas fuera de las horas punta. Las horas pico pueden constituir hasta el 30 por ciento de la factura mensual de servicios de una fábrica.

4. Programe los apagados y los encendidos
Los cierres programados de la planta de producción, en los que toda la maquinaria se apaga durante un período de tiempo (durante los fines de semana o los períodos de descanso), pueden reducir sustancialmente el costo de la energía industrial. Para saber cuándo programar estos cierres, se necesita visibilidad en las horas de máxima actividad. De la misma manera, el encender toda la maquinaria a la vez puede crear un gran pico en la demanda de energía de sus instalaciones. Las plantas de producción deberían escalonar el arranque de los equipos para reducir este pico.

5. Optimizar los compresores de aire
Los compresores de aire industriales son los culpables de las enormes cantidades de consumo de energía y de los residuos. Algunos están mal diseñados, mientras que otros tienen un mantenimiento inadecuado. En total, los compresores de aire representan hasta 3.200 millones de euros en costes de energía desperdiciada anualmente en Europa.

De hecho, una sola fuga puede costarle a su empresa 500 euros o más al año. Si tiene múltiples fugas, sus compresores de aire prácticamente están desviando dinero de su presupuesto de operaciones.

6. Realice una auditoría del sistema de HVAC
Los sistemas de HVAC son responsables de mantener la calidad del aire y el confort en una planta de producción. También son responsables de casi el 52 por ciento del consumo total de energía de un edificio. Muchas variables dictan la eficiencia de un sistema de CVAA, incluyendo el diseño del sistema, el método de operación y el mantenimiento.

Para asegurarse de que su instalación está sacando el máximo provecho de su sistema de CVAA, realice una auditoría de CVAA. Basándose en los hallazgos, tómese el tiempo necesario para realizar el mantenimiento o considere la posibilidad de actualizar el sistema.

Aquí hay tres maneras de hacer que su sistema de HVAC sea más eficiente:

  • Instalar un termostato programable (que puede reducir el consumo hasta en un 15 por ciento)
  • Invierta en un sistema de ventilación de demanda controlada (DCV), que regula la entrada de aire exterior en función de la concentración de dióxido de carbono de una instalación debido al número de personal que hay en su interior.
  • En algunos casos, la simple reparación y aislamiento de los conductos es suficiente para reducir el consumo de energía del HVAC en un 30%.
4.9/5 - (15 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    cinco × 5 =

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

    Acepto